lovelettertogod

“Que se haga tu voluntad” – ¿Qué tipo de persona eres?

Cuando el mundo termine, cuando llegue la hora final del mundo, Dios vendrá – y eso no es algo que nosotros podemos decidir si va a pasar o no. Es una realidad que pasará, estemos abiertos a su venida o no.

Y al final del mundo, dice Kurt Bruner en el libro “Finding God in the Land of Narnia” – nada más habrá dos tipos de personas. Los que han vivido su vida diciendo “Señor, que se haga tu voluntad”. O a los que Dios les dirá en el fin del mundo, “Que se haga tu voluntad.” 

Es una realidad profunda – la realidad de que tendremos que llegar a las puertas del cielo un día y enfrentarnos con el Creador del universo y nuestra alma. Y Él nos mirará con esperanza en sus ojos, esperando a todos sus hijos con amor profundo y manos abiertas. Pero habrá unos que escogen contra Dios – que escogen su voluntad propia más allá de la de Dios. Y Dios, con un corazón roto, los dejará seguir su voluntad, porque Él es un Dios que nos da libertad. Nos da libertad sabiendo que unos prefieren alejarse de Él, que amarlo. 

¿Y que de las personas que deciden la voluntad de Dios más allá de su propia voluntad? Ellos recibirán la recompensa – porque durante su vida decidieron someterse a la voluntad de Dios, resistiendo las tentaciones de nuestro propio egoísmo, nuestra carne débil, y los pecados que parecen bien en el momento. La tentación es bella pero cuando muerdes esa manzana pruebas la desdichada muerte. Al final se dan cuenta que valió la pena escoger la Sabiduría de Dios – que trasciende nuestro propio pensamiento y viene con pura alegría y felicidad. 

Al final se dan cuenta que la maldición de seguir tu propia voluntad te atrapa en una prisión de donde nunca podrás salir. ¿Y que de aquellos que decidieron seguir su propia voluntad? Recibieron todo lo que Dios no es – porque decidieron contra la voluntad de Dios. 

Con la mentira de la serpiente, Lucifer nos atrapó, nos hechizó con una mentira tan dulce que parecía más linda que la voluntad de Dios – y la humanidad cayó. Ahí la humanidad conoció por primera vez el olor amargo de la muerte, la oscuridad llegó a nuestros corazones y conocimos una vida sin Dios. Conocimos el odio, la injusticia, la crueldad, la violacion, la oscuridad, la amargura, la miseria – todo lo que nos espera cuando salimos fuera de lo que Dios es. 

Dios es lo opuesto: Él es el amor, la esperanza, la felicidad, la luz, el júbilo, la santidad, la belleza, la sabiduría. Y como humanidad, para estas cosas fuimos creados. Fuimos creados para estar siempre con Dios, viviendo vidas llenas de felicidad y santidad, caminando siempre con el rey de nuestro corazón. 

Pero el pecado nos engañó. Hasta hoy vivimos con las consecuencias de ese día fatal, el día que la humanidad cayó al pecado. Y hasta hoy luchamos contra el pecado en nuestro propio corazón – es una batalla por nuestra alma.   

Hoy tenemos la decisión de escoger que tipo de persona somos – los que sufren valientemente contra un mundo lleno de pasiones de un momento, de la libertad de escoger lo que parece bien o se siente bien. Con los ojos fijados al cielo, esperando la recompensa que sabemos que llegará. 

O los que al final Dios les dirá, “Que se haga tu voluntad.”

Share

Our Latest

Scroll to Top